La habitación del placer azteca

Hace poco me encontré con un sitio que reseña algunas leyendas urbanas y mitos mexicanos. La página se llama Webset TV. Se ve un poco descuidada, pero encontré algunos artículos interesantes, entre ellos algo sobre los pitufos, la sirvienta que accidentalmente mataron los hermanos Salinas de Gortari y otros que son comentados pero no reseñados. Pero el que me llamó la atención fue la habitación del placer azteca.

Si recuerdan la película “Asesino en serio”, se acordarán de que el arquélogo encontraba la “famosa” Cámara del placer azteca, donde él aprendía los zonas erógenas que permitían, literalmente, matar a una mujer de placer. Realmente era una farsa entre divertida y absurda, pero Jesús Ochoa causa risa sólo de verlo y hace lo mejor que puede para salvar la película.

El asunto es que de acuerdo a un artículo publicado por Proceso en 1993, la habitación del placer azteca sí existió. Es más, el periodista Gerardo Ochoa Sandy cita un catálogo hecho en 1920 que da cuenta del catálogo de piezas existentes en una habitación secreta en el entonces Museo Nacional de la Arqueología, Historia y Etnografía.

La figura muestra varios miembros circuncisos, desenterrados de Uxmal.

La mayoría de las culturas prehispánicas tenían una concepción muy especial de la sexualidad, que contrastaba mucho con la idea que tenían los conquistadores. Como bien se sabe, los conquistadores tenían una doble moral a este respecto, así como el miedo a la Santa Inquisición. En la sociedad azteca,así como en otras culturas precolombinas, el culto al falo era un aspecto importante de la religión, al igual que en otras sociedades antiguas, como Grecia, Egipto y Roma. De hecho, los cultos a la fertilidad han existido durante años, pero recientemente (unos 1000 años) se han considerado paganos.

El artículo de proceso puede descargarse de aquí.

Darth Tradd
San Juan del Río, Qro.
México

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *