Ruta Quetzal

La verdad, yo no conocía que existiera un programa como la Ruta Quetzal. Mucho menos sabía, claro está, que actualmente la Ruta se está realizando en estos momentos en México y que, según esto, están siguiendo la huella de la Nao de China.

(Paréntesis informativo: Raúl Prieto [ya fallecido] mejor conocido como Nikito Nipongo, {las ligas son a dos artículos de Poniatowska, recientemente galardonada} publicó alguna vez las razones por las que era incorrecto llamar Nao de China a los galeones que transitaban entre México y Filipinas. Particularmente, el nombre me gusta y evoca aventuras asiáticas exóticas. También, por asociación de ideas, me recuerda a las chinas poblanas y al chiste de la novia que se ponía una lentejuela por cada desliz cometido.)

Pero en fin, el punto es que la Ruta, auspiciada mayormente por BBVA, está siendo cubierta (vía blog) por un corresponsal del diario El País, David Corrral. David publica todos los días, en ocasiones dos o tres veces (lo cual me avergüenza cuando lo comparo con mi frecuencia de actualización) y su estilo de diario de viaje es ágil y agradable. Pero lo que más me agradó fue que seleccionara a este blog como representante de Querétaro. Si se dan una vuelta por su página, verán que en el lado derecho hay una sección de México en la blogósfera y ahí, al final de la lista, aparece Desde la Inopia.

Si bien me da muchísimo gusto que Desde la Inopia aparezca en esa lista, me preocupan dos cosas. Bueno, de hecho, tres.

Uno. Mi blog nunca habló mucho de Querétaro, algo de lo que me arrepiento. Ahora, lejos de mi ciudad, no puedo decir mucho, creo que sólo puedo decir que la extraño, pero no narrar aventuras en ella. Eso sí, podría tejer historias al respecto, eso sería interesante.

Dos. La frecuencia de actualización de mi blog es muy baja. De repente tengo mis ratos, pero en general estoy escribiendo una vez por semana. A este paso voy a acabar de columnista de fin de semana en un diario local.

Tres. Me he dado cuenta de que me la paso contando mi vida, pero no he publicado suficientes cuentos cortos, opiniones sobre temas varios (la secreción nacional, cómics, costumbres británicas) ni desvaríos como la conferencia tripartita. Tengo que dedicarle un poco más de tiempo, lo sé, pero muchas veces no tengo nada qué decir y, en vez de publicar algo forzado, prefiero callar. Y, últimamente, la inspiración ha andado baja. Ha de ser el verano tan lluvioso que estamos teniendo.

Darth Tradd
Grosvenor Street
Manchester, UK

5 thoughts on “Ruta Quetzal

  1. Bah, como si le importara a alguien lo que publiques o dejes de publicar. Lo importante es que publiques, compadre, y luego ya averiguaremos si es bueno, malo, regular o si merece la pena darse una escapada al festival de jazz. Además, por supuesto, dado que ninguno de mis blogs aparece ahí, me limito a dudar sobre el profesionalismo del autor. Hijole, si no lo suelto, reviento…

    Cheers!

  2. Se ve que andas depre, querido amigo. Yo me hubiera puesto a brincar por todos lados de puro gusto haciendo una danza de cosacos o algo parecido, sin preocuparme por absolutamente nada.

    Besos, besos, besos y más besos desde la húmeda Xalapa.

  3. Cierto, Jack, pero ya sabes cómo me gusta hacerle al drama. El hecho de que ninguno de tus blogs aparezca en la lista esta es un error imperdonable. O tal vez hicieron una cuidadosa selección y sólo blo’s de alta calidá’ y rancia alcurnia fueron seleccionados 😀

    La depresión, Grimalkin querida, es pasajera. La verdad es que todavía estoy muy contento por haber aparecido ahí, aún cuando para technorati esa liga valga dos cosas. Un beso desde la también húmeda Manchester.

  4. Eso, o como es natural la Ruta Quetzal no pasa por Jalisco, donde, por cierto, los únicos quetzales que se han visto los trajo mi abuelo, junto con Tufo mi zorrillo, al rancho. Me gusta más mi versión que la tuya… ya se me pasará. 😀

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *