Where do I go from here?

Así cantó Karen Carpenter hace como 40 años en una canción un tanto obscura y medio olvidada. En fin, hoy se cumplen 2 años de que Desde la Inopia comenzó sus transmisiones. Los números son todo, menos impresionantes. Apenas he publicado 214 entradas, como quien dice, algo así como dos por semana. Nada impresionante, es cierto, pero son salidas del fondo (o quizás de la corteza) de mi cerebro. Por más cursi que se oiga.

En cuanto a visitantes, si sumamos los que tuvo la primera (a)versión ubicada en darthtradd.blogspot.com, estamos arañando los 40,000 hits. Pero aquí lo que más importa es la calidad. Gracias a este medio he hecho nuevos y muy valiosos amigos. Los puedo contar con los dedos de una mano, al igual que a mis amigos en México. Sé que la mayoría siguen mis desventuras en tierras mancunianas y aunque rara vez comentan, sé que siempre andan por aquí.

Así que, si me perdonan la figura, muchas gracias a mis dos puños de amigos. Un puño de amigos hechos en los blogs, foros y correos electrónicos y otro puño en los tacos de los colorines, el Tec de San Juan, el Cinvesbar y la Plaza Independencia. Gracias a ustedes es que Desde la Inopia sigue al aire. Dos puños de amigos que me honran con su amistad.

Y ahora, como lo prometimos endenantes y a falta de historias jamás contadas y de cerveza (andamos en plan de ricos), van fotos nunca antes publicadas. Este blog trató de comenzar siendo de opinión y acabó siendo de botana, mofa barata y albures franceses de cuarta y para seguir con esta orientación va una foto mía de cuando era joven, delgado y feo (ahora soy viejo, gordo y lo feo no se me quitó)

Oh Dios!!

Sí, ese era yo en 1998, hace casi 10 años. O como diría Lalo Cota, ese es el güey que me comí. A mis 20 primaveras, medía 1.85 mts y pesaba ya 86 kilos. Nunca fui una varita de nardo pues. Nótense los brazos de hilo, la papada incipiente, los cachetes a medio inflar y, sobre todo, la carencia de panza. Puede también notarse la mano que tengo entrelazada. Historia larga y antigua, otro día la cuento. Ahh y estaba a la mitad de mi servicio militar. Por supuesto, la cerveza, los tacos, el exceso de ejercicio y demás, me convirtieron en esto:

Veo doble!

Sí, ahí estoy a media cáscara con los chinos (foto cortesía de Lalo Cota). Nótese la camiseta empapada en sudor, las piernas chuecas, el soporte ortopédico para mi rodilla latosa (eso ya no es una rodillera, definitivamente) y la joroba de cuasimodo. Compárese el chamorro gordo con las cañitas de la primera foto. Los brazos ya no son de hilo, pero tampoco son la gran cosa, en realidad. Lo mejor de esta foto es que al estar de espaldas no se me ve la panza.

Habiéndome reído de mi mismo como acostumbro y esperando haber hecho reir a algunos de mis muy queridos amigos y lectores, no me queda sino decir: Feliz segundo aniversario a Desde la Inopia.

Darth Tradd
Grosvenor Street
Manchester, UK

6 thoughts on “Where do I go from here?

  1. Todos cambiamos, señor. Sin importar si esos cambios son buenos o malos, sin prestar atención a cómo los percibimos en los días de sol o en los días de niebla, todos nos demuestran con qué fuerza estamos vivos.

    Y yo soy feliz de que los compartas conmigo.

    Un beso.

  2. Están aquí conmigo Cata y Uno, de manera que recibirás un sólo comentario que vale por tres. Iniciamos.

    En mi humilde y no por ello menos desautorizada opinión, además de estar más salado que un bacalao noruego, la edad, al contrario que con los buenos vinos, te ha sentado como un tiro.

    Como supongo que deseas una segunda opinión, y casualmente tengo a una enfermera que estudia medicina a un lado, preguntémosle qué opina: “Paco, perdóname que te lo diga, pero eres como el Cadillac: estás perfectamente acabado.”

    Pero busquemos la opinión imparcial de alguien que no te conoce y que además de todo ni siquiera puede leer tu blog en su idioma original, y a quien le hemos traducido de manera verbal el contenido de este artículo, el médico doctor galeno Uno Noulin: “Vous avez réellement que perdre du poids.” O séase: “Tiene usted realmente qué bajar de peso.”

    Feliz segundo aniversario, Desde la Inopia…

  3. Martucha, gracias por tus felicitaciones. Como mi primera lectora y mi gran amiga, siempre me da gusto cuando dejas un comentario. Muchas felicidades para ti también, mon amie. Abrazos y besos hasta el cinves.

    Grimalkin, querida amiga, yo también soy feliz de compartirlos contigo. Gracias por tu comentario, me pusiste a pensar un poco. Un beso desde la capital mancuniana.

    Familia Maybrick, se agradece el comentario comunitario. Honestamente, aunque sé que no me veo como un jovencito, no tengo intenciones de hacerlo. Me imagino con ese cuerpo y esa cara a mis casi 30 años y creo que me vería bastante mal. De hecho, me río de sólo imaginarlo. Del peso, monsieur Uno, no puedo decir nada. Ahh, y Cata, si hay que estar perfectamente acabado, prefiero ser un Rolls-Royce. Eso sí, si tuviera una rodilla de repuesto, sería feliz.

    Abrazos, mes amies Jack, Cata y Uno.

  4. Mira que si a pasado el tiempo mi estimando, pero recuerda ya estamos cada vez mas cerca de los XXX que ya se escucha muy agresivo este termino.
    Y el tiempo no perdona. Asi que hay que tratar de mantenerse en forma mi estimado.

    Saludos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *