Domingo por la tarde

En un delicioso domingo de primavera, cuando hemos alcanzado unos sanos 22 °C, me encuentro encerrando en la oficina, aporreando el infeliz teclado de mi sufrida laptop. Afuera el sol brilla, las aves cantan y los árboles florecen. Aquí adentro el matlab se traba, mi computadora se calienta y las benditas gráficas se niegan a ajustarse.

Y me podrán preguntar: ¿Y por qué no te sales a disfrutar del día? Y les responderé: Las razones son variadas en origen e invariablemente estúpidas al oirlas.

– Tengo que analizar estos resultados que tengo desde diciembre y a los cuales todavía no les puedo encontrar suficiente significado. MP estuvo fuera toda la semana, pero seguro que mañana viene a preguntarme cómo voy.

– Los undergrads regresan mañana. En la semana tengo otro par de sesiones de laboratorio que me van a quitar el gran total de 6 horas. A ver cómo me va.

– Ni Becky, ni Marie, ni Jane, ni ninguna de mis amigas están en Manchester. Todas salieron de la ciudad a disfrutar del gentil clima de otros lugares. ¿Debería aprovechar la oportunidad para conocer a alguien más? Sí, por supuesto, pero con mi característica suerte, lo más probable es que acabe siendo una mala idea.

– Para colmo, el conacyt actualizó las tarjetas con las que cobramos nuestra beca y, no podía ser de otra forma, tuve mis problemas con eso. La tarjeta tiene un rato que llegó, pero la activaron hasta esta semana. O eso dijeron, hasta hoy funcionó. En días pasados por poco me infarto cuando los cajeros automáticos seguían repitiéndome: No podemos establecer comunicación con su banco.

Así las cosas, este amasijo de ideas (?!) inconexas, leperadas, canciones de dudosa reputación, reflexiones asinápticas, fotos vomitivas y al cual quiero como auténtico hijo mío que es, cumple dos años de vida el próximo 18 de abril. Las celebraciones me parece incluirán fotos nunca antes reveladas, historias jamás contadas y cerveza jamás bebida (espero…) Por ahora, basta, ya es demasiado tarde para seguir en la oficina en domingo.

Darth Tradd
Grosvenor Street
Manchester, UK

5 thoughts on “Domingo por la tarde

  1. Hay días que no parecen los mejores para salir a volar por sus aires y desgastarnos los oxígenos haciendo muchas actividades para darle la bienvenida a la noche y por ende veces al silencio entre paredes, pero hay otros que parecen diferentes y se quedan en nuestra memoria, así que ánimo.

    gracias por darte una vuelta por mi blog, no había podido responder a tus preguntas por exceso de trabajo, pero ahora que estoy a punto de salir de la redacción, esto es lo que concluyo:

    Entiendo el punto, pero no hablo de desaceleración, sino más bien de la aceleración, tanto del tiempo, como en la manera en que los seres humanos reaccionamos respecto a los escenarios a los que nos enfrentamos… creo en la resonancia … porque es algo que he presenciado en lo personal, y respeto en todo caso la percepción que tienes al respecto porque creo que eres más racional que yo, aunque en mi caso, voy mucho por cuestiones que siento y no hay quien explique científicamente, es decir, una incógnita constante marchando en este mundo indefinido. Gracias por tus comentarios

  2. Andrómeda, muchas gracias por tu comentario. Créeme que muy seguido me paso por tu blog por dos razones principales: Uno, porque me gusta cómo escribes y dos, porque al leerte y ver las fotos que publicas, me siento un poco más cerca de Querétaro. Lo más interesante de que tengamos puntos de vista distintos es que siempre ambos nos hemos respetado y, de verdad, me da mucho gusto que así sea. Un abrazo hasta Qro.

    Grimalkin, amiga querida, tu comentario me ha dejado intrigado, al igual que tu último post. Al rato paso a comentar sobre él. Cuídate mucho y no hagas caso a los aniversarios tristes. Un abrazo.

    Cata querida, muchas gracias por tu felicitación. Al cumplir dos años de estar publicando sandeces y revisar las cifras del blog, la más importante es el número de amigos que he hecho gracias a él. No hubiera podido conocerte de otra forma, según creo. Un abrazo hasta la (espero ya no tan fría) bella Québec.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *