Sigue la mata dando

Ayer recibí un correo electrónico que decía, más o menos, lo siguiente:

On behalf of the Ti-2007 Comitee, we are very pleased to inform you that your abstract has been accepted.

Oui, me han aceptado otro artículo para presentación oral en un próximo congreso. Lo cual, a un año de haber iniciado el doctorado es muy bueno, pues es mi segundo artículo en un congreso internacional. Lo más interesante es que el congreso en cuestión será realizado en Kyoto, Japón. Por supuesto que la posibilidad de conocer Japón en un viaje oficial de la Universidad realmente me emociona. Claro, ahora tengo que terminar tanto el artículo del (para fines de noviembre) y este nuevo artículo (para inicios de febrero). Considerando que me escapo un mes de vacaciones a México, voy a andar bastante apurado en este fin de año. Además, hay que aprender algo de japonés, pues siempre es útil hablar un poco del idioma local. Si hubiera seguido el curso de Cataclísmica, hoy tendría un poco más de idea. Ni modo, tendré que estudiarlo detenidamente. Al menos tengo algo de tiempo.
Mientras tanto, sigue la mata dando. Ayer, mientras caía la primera helada de la temporada, acudí a una fiesta bastante tranquila. La fiesta no era tan importante, sino el celidh, la danza tradicional irlandesa-escocesa, a celebrarse cuando terminara la primera fiesta. Yo tenía la mejor intención de ir pero, como dirían en mi rancho, se me juntaron y no supe qué hacer con ellas.

Sí, la idea era ir al ceilidh con Ludwika Wojtyla (creo que ahora sí exageré con el pseudónimo), una amiga polaca. Sin embargo, durante la fiesta encontré a Jill, otra amiga más. Tenía mucho de no verla y la verdad platicamos muy a gusto por un buen rato. Entonces me di cuenta del error, pues Ludwika (Ludy, para apreviar) me veía con notable molestia. Ni modo, dije yo, ya estoy con Jill, iremos al ceilidh con Jill.

Pues no. Jill, a la larga, decidió no ir al ceilidh, pues tenía que trabajar en la mañana de hoy. Además, se retiró temprano. Por supuesto, para cuando alcancé a Ludy, no estaba de humor para bailes. Estaba yo pues en labor de convencimiento cuando otra amiga (yet another one), Jane (no confundir con Jane Kelsall, aka Gianna Kelsalla, actualmente viviendo en España), me dijo que ella iba a estar en el ceilidh y que ojalá pudiera llegar. Le dije que sí, por supuesto, pero seguí en labor de convencimiento con Ludy. Mis habilidades como negociador se revelaron limitadas y finalmente me dijo que no, de manera más o menos convincente, pero sin llegar a la violencia física.

Si bien todavía tenía la posibilidad de alcanzar a Jane en el baile, ella se había ido con otros 5 changuetes de variado pelaje (pero todos mexicanos). Hacía frío y pensando que le sobrarían parejas en toda la noche, preferí seguir la fiesta en otro lado y ya no ir al tan llevado y traído ceilidh.

Hoy, mientras estaba revisando mi lista de pendejadas pendientes y frustraciones recibí un mensaje en el celular. Debo admitir que me sorprendió encontrar un mensaje de Jane:

Why did you not come to the ceilidh in the end? I’m away until Sunday, but we should catch up soon.

Mi querida Cataclísmica, tu comentario ha sido más que acertado. Me merezco todo esto que me pasa.

Darth Tradd

Grosvenor Street

Manchester, UK 

3 thoughts on “Sigue la mata dando

  1. Definitivamente, compadre, tienes la habilidad negociadora de un elefante bailando ballet. Carajo, como en los viejos tiempos…

    Me temo que en Japón vas a meter la pata con considerable frecuencia y un entusiasmo digno de las mejores causas… y ni siquiera podrás contar con que Cata complete el curso de japonés.

  2. Y después de la gripa que tuve en días pasados, Jack, mi habilidad (en general) bajó a nivel insospechados. Me dio gripa el mismo día del no-baile. Debe ser una señal.
    Ya te contaré mis andanzas en tierras japonesas. Va a haber material, lo que me hace falta últimamente es tiempo.

    Grimalkin, amiga, con todo gusto iría por un zape a México, si con eso me compongo. Todo sería cuestión de ver fechas, claro.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *