La cucaracha, la cucaracha…

Sí, la cucaracha está muy choteada por los buenos vecinos gringos, pero así es como me siento. Apenas puedo caminar después de estas largas sesiones en el Engin-X. Va un breve resumen de está ajetreada semana:

…ya no puede caminar…

El domingo tomamos un tren de Manchester a Oxford. No pude conseguir un bendito taxi y tuve que tomar camión, que me dejó a sólo 5 cuadras de Picadilly Station, las cuales tuve que cubrir corriendo y arrastrando mi maleta. Al menos alcanzamos el tren. Sin embargo,

…porque no tiene, porque le falta…

el tren estaba aperradísimo. Pero en serio aperradísimo. El sistema de trenes británico tiene muchas deficiencias, pero creo que el mayor problema es la falta de control en los boletos. Para viajar en los trenes ingleses, uno llega y compra su boleto. Hay como 8 tipos de boletos, de diversos precios y características. Para este viaje compramos saver returns, que nos permiten tomar cualquier tren de ida el día que se compran y cualquiera de regreso durante un mes después.

…mariguana que fumar.

El problema es que aunque se pueden reservar asientos, no se tiene un control de cuanta gente sube a un servicio. Así, terminamos en un tren que traía más pasajeros que asientos. Como buen ingenuo caballero tuve que ceder mi lugar, así que por más de hora y media, estuve parado junto al baño, platicando con un señor que estaba preocupado porque iba hasta Southampton y no tenía asiento. Finalmente, llegamos a Oxford y me pude sentar en el tren que nos llevó a Didcot. No perdonamos la excelente comida china que sirven en el Chopsticks (hacen un pato rostizado que hace que hace que los vegetarianos abandonen la dieta. Lo juro, lo he visto) y de ahí nos fuimos a la guest house del Isis.

Ya murió la cucaracha…

Y llegó el lunes, el día del experimento. Según esto, iba a ser muy automatizado y de seguro íbamos a tener tiempo hasta para ver películas en la laptop. Claaaaaaro. La máquina de tensión estaba fugando agua por todos lados (Nota aclaratoria: La máquina funciona con aceite, pero tiene un sistema de calentamiento-enfriamiento que necesita agua.) Cuando pudimos parar la fuga y secar todo, pudimos comenzar. A eso de las 11 de la noche, se descalibró y tuvimos que desmontar todo y recalibrar el extensiómetro, la célula de carga y sustituir el termopar que se había roto.

…ya la llevan a enterrar…

Para las 5 de la mañana, ya habíamos terminado y fuimos a dormir, para regresar a eso de las 12 de la tarde. Ese día transcurrió sin mayores complicaciones y nos fuimos a dormir a las 11 para regresar a las 7 del miércoles. Tuvimos otra larguísima sesión entre miércoles y jueves, terminando a las 5 de la mañana otra vez. Pero ahora ya estábamos de regreso a las 11 de la mañana, justo a tiempo para colocar la siguiente muestra.

…entre cuatro zopilotes…

Y aquí estoy, luchando por mantenerme despierto, mientras la muestra llega a los 800 MPa. Si todo sale bien, debería fallar a los 1200, lo cual nos llevará al menos otras tres horas, con los incrementos que fijamos. Luego hay que fijar la siguiente condición y dejar la muestra corriendo toda la noche, alzarla y recoger todo a las 10 de la mañana. Queremos salir a más tardar a las 12, no tengo ninguna intención de irme de pie otra vez.
…y un ratón de sacristán.

Regresando a Manchester tengo que ver el asunto de mi cambio de casa (espero poder cambiarme, como siempre, todo depende), comenzar a preparar todo para mis experimentos en el SEM, los documentos para la visa gringa e ir a Birmingham por las muestras que me voy a llevar a Francia, del 5 al 10 de octubre. Al menos este primer experimento, está por terminar.

Darth Tradd

Engin-X

ISIS Neutron Spallation Source

Oxfordshire, UK

3 thoughts on “La cucaracha, la cucaracha…

  1. Master,

    Antes que nada, repito, aluminium… ok? no vaya a ser que me vuelva a retachar esta onda del anti-spam. Largo tiempo ha pasado desde que visité por ultima vez tu tan afamado blog, asi que voy a tratar de ponerme al corriente con mis comentarios, aunque irán un poco en desorden. Ya te lo dije, pero Felicidades k!! eso! o sea, un año. Me da mucho gusto no sólo porque eres amigo sino porque casi arrancamos esta aventura juntos (chin, sé que se lee un poco, digamos, maricón, pero no encontré otras palabras) y,efectivamente, es una gran satisfacción mirar el camino a un año de andanzas por estas tierras. Difiero un poco en cuanto al factor de “extrañación”, es decir, extrañar Mexico. Claro que hay un fuerte lazo con familia y amigos, pero por varias razones y a pesar también de otras tantas, me siento más en casa aqui, que allá. Quiero mucho a mi país y mi bandera es lo primero que se ve desde 100 m lejos de la casa, y sin embargo… de cualquier manera, estoy contento de pasar unos días por allá ahora en diciembre y espero nos tomaremos una buena chela pa festejar lo que será casi año y medio.

    El mero dia del grito se organizó la pachanga con la banda latina en casa de una amiga, hubo pozolito y pellizcadas (sin albur), y después hasta bailongo. Hasta unas serbias gritaron con nosotros! Al día siguiente se me ocurrió lanzarme con una asociacion de mexicanos que viven en Suiza… que desilusión. Sin ofender a los lectores, pues la neta es que eran puras familias de diplomáticos (el grito lo dio el mismisimo señor embajador en un francés anémico y peor que el mio (que ya es decir)), que en México son considerados de mucha lana, bastante nacos y con cara de fuchi. Además carisimo, asi que agarré mis chivas después de que aquellos gritaron “viva mexico we (acento fresón)” y me regresé a mi casita. La soirée (noche) fue rescatada por una bailarina de ballet (mexicana) y su abuelita, con quienes coincidí en el camino de regreso y a quienes la fiesta les había parecido una farsa.

    Ay wey.. a cuantas palabras tengo derecho??.

    Bueno, pues si en noviembre andas por acá, ya sabes que puedes pasar a la casa we… o sea sin broncas.

    Yo también ando buscando depa, en colocacion si es posible, por aquello de hacer mas conocencias.

    Animo con esos experimentos master! y ojalá que todo siga como hasta ahora, excepto claro en el aspecto de conectividad con el sexo opuesto, ahi aun tenemos mucho que mejorar =( .

    Sale pues.

    Mario

  2. Es que los Maybrick ya no estamos en la diplomacia, que si no otro gallo te hubiera cantado, Mario. Esta vez mi hermana y yo nos limitamos a pasearnos por el centro con enaguas de percal y rebozo de bolita, pero el grito en Guadalajara nada más duró 20 minutos. De haber sabido mejor me voy al rancho, me la hubiera pasado de miedo y a lo mejor hasta hubiera ligado. Yo creo que se debe a que este año tampoco me pinté el pelo de verde, blanco y rojo.

    Bueno, ni modo.

  3. Mario, como te dije antes, tu comentario me hizo pensar y reir. Sí, salimos (casi) juntos de México hace un año. Es increíble que haya pasado ya tanto tiempo y que sigamos sin éxito con las chavas. Supongo que todavía es parte de la maldición que nos aqueja desde el cinves.

    Del factor de “extrañación” (será como el factor Ordorica?) es cierto que diferimos. Sin embargo, después de las fiestas del grito que pasamos (y de las buenas sociedades de mexicanos que nos hemos encontrado) sí se queda uno con un mal sabor de boca.

    Del viaje a Suiza en noviembre no había querido decir mucho, luego los planes no salen bien (y sería la tercera en este año). Así que ya que esté bien amacizado, te aviso y vemos qué onda. Lo prometo.

    Ahh, y finalmente, tú tienes derecho a todas las palabras que quieras, faltaba más.

    Mi querida Cata, no me quiero imaginar las fiestas patrias que los Maybrick han de haber armado, antes y después de la vida diplomática. Y lo que no me puedo imaginar es cómo te verías con rebozo de bolita y enaguas de percal, del brazo de tu hermana. No, la verdad no puedo, aunque sí te imagino con el pelo de verde, blanco y rojo. Extrañezas de mi imaginación, supongo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *