Una idea brillante

Ayer salí de mi encierro por dos razones: Una, ya no aguantaba estar sin que me pegara el aire y dos, era la fiesta de despedida de JF, uno de los primeros cuates que hice al llegar aquí. Así que me dirijí raudo y veloz hacia el Sandbar, el pub de los grandes eventos, con el sano propósito de ahogar mis penas en alcohol pasarme un rato agradable con los cuates que no he visto en estas semanas.

En el pub me encontré con Moat, que en otras ocasiones ha aparecido aquí como Moath y RM. Es uno de mis mejores amigos ingleses y que además tiene la peculiaridad de que la fecha límite para entregar su tesis es la misma que la mía. Como quien dice, vamos al parejo.

Estábamos disfrutando de la deliciosa cerveza de trigo llamada Franziskaner, cuando el Moat se puso a platicar:

¿Sabes, Francisco? Esta tesis me está ocasionando un daño cerebral. El otro día venía manejando y me puse a pensar que el auto que iba adelante de mí tenía al menos 10 minutos ahí. Y que el coche que venía detrás de mí tenía al menos 15. Y entonces me dije: Si todos venimos de donde mismo y vamos a donde mismo, ¿No sería ideal hacer un coche enorme? Sí, un coche enorme, largo, con un sólo conductor. Así nos ahorraríamos un montón de coches y sería además muy benéfico para el ambiente. Me puse a decirle esto a Julia, mi novia, que estaba sentada a mi lado. Estaba yo bien emocionado e incluso añadí un detalle adicional: podríamos tener lugares específicos donde la gente se suba y se baje, igual que en una parada de auto… bus. Mi vieja me vio con extrañeza y hasta cierto desprecio y me dijo: Moat, limítate a manejar, a la otra nos venimos al centro en el autobús.

Como decía mi abuelita, mal de muchos consuelo de tontos.

Darth Tradd

Grosvenor Street

Manchester, UK

Enclaustrado

Hay varias maneras de mostrarle al mundo que uno se ha puesto serio con la escritura de la tesis. Una de las más socorridas es dejarse crecer la barba y dejar en general que la higiene personal decaiga. Asegún uno se aseará de nuevo cuando entregue la tesis. Es realmente más probable que uno se acostumbre a la mugre y se quede así para siempre. Tal vez es que todavía no me pongo tan serio, pero paso de esta opción. Tan agradable que es afeitarse y bañarse todos los días.

Una manera más limpia y un poco más útil es simplemente no mostrarse al mundo. Considerando que, a pesar de todo, no dejo de ser un geek antisocial, he elegido esta última. Para tal fin, me hecho un par de regalos. El primero de ellos es un teclado Apple ultradelgado,  sí, ése que está hecho de aluminio. Es verdaderamente cómodo para escribir y me permite tener una buena distancia entre mis ojos y las pantallas.

Sí, pantallas, porque el segundo regalo que me hice fue un monitor externo Samsung SyncMasterT190, con una resolución de 1440×900 pixels, un contraste de 20000:1 y 2 milisegundos de velocidad de refresco. Lo mejor es que estaba de descuento en Amazon y salió bastante barato. Ahora sí, puedo tener la figura que estoy explicando en la pantalla de la laptop y el editor de textos (sí, editor de textos. A mi tesis no la va a tocar Microsoft Word) en la pantalla externa. A continuación,  las imágenes de mi mesa de trabajo que en algún tiempo fue la mesa principal del gran salón comedor* de mi tugurio en Hulme.

Escritorio 1

Escritorio 2

Hagan favor de picarle a las imágenes para que lean los comentarios que le puse en Flickr.

Mientras tanto, la tesis sigue engordando. Me gustaría poder decir que ya está casi lista, pero todavía le falta un rato. En los días siguientes planeo seguir encerrado y escribiendo en glorioso inglés académico. Al menos parece que todo tiene sentido. Espero de verdad que así sea.

Darth Tradd

Hulme

Manchester, UK

* Parafraseando a Libertad: No es que el departamento sea grande, pero siempre nos hablamos así para que parezca. El depa de Hulme en el que vivo es bastante pequeño, pero nos pusimos creativos con los nombres. La sala-comedor-cocina está dividida (al menos en nombre) en lugares tan disímiles como el entertainment parlor (la tele), el drawing room (la mitad de la mesa del comedor), el store room (el refri) y the big dining hall (la mesa del comedor completa)

Cuasi una fantasia

Mientras sigo tratando de terminar esta mugrosa tesis, me hice un regalo: La colección completa de sonatas para piano compuestas por Beethoven, interpretadas por Daniel Barenboim. El escuchar el tercer movimiento de la Sonata 14 (mejor conocida como Claro de Luna o Cuasi una fantasia) me pone a aporrear teclas aunque sean de mi sufrido teclado y no de un piano. Aquí se las dejo y que tengan un excelente fin de semana. Mientras tanto, les cuento que todo el desmadre del twinning empieza a palidecer ante la existencia de otro fenómeno que no teníamos contemplado: la deformación intergranular o tal vez interfacial. ¡Cuánta emoción!

Darth Tradd

Grosvenor Street

Manchester, UK

Saving Chapter Five

Lo más seguro es que ya nadie se acuerde pero en enero me puse a contar la triste historia de cómo se perdió el capítulo cinco de la tesis que me tiene peinando canas. Para los que no encuentren el tiempo de darse una vuelta por el vínculo mostrado, va el resumen ejecutivo:

En octubre del año pasado, mi tesis se encontraba en un estado muy avanzado  de putrefacción y faltaba poco para cerrarla. Tenía toda la historia, como diría mi asesor. Comenzamos desde el comportamiento macroscópico y encontramos que existe la posibilidad de twinning* y, más importante aún, reversible twinning, los experimentos con radiación sincrotrón lo confirman y hasta un modelo tenemos que concuerda excelentemente con los resultados experimentales. Pero, precisamente en octubre del año pasado, todo se fue por tierra cuando encontramos que en realidad lo que interpretábamos como twinning era sólo un espejismo causado por el tamaño de grano del material.

(Un paréntesis no tan pequeño para explicar el twinning y por qué me trae de cabeza. Twinning, conocido como maclaje en español (del francés maclage mechanique) es un modo de deformación en el cual los átomos en la red cristalina del material se desplazan de manera que parecen girar sobre un plano, adecuadamente llamado twinning plane. Al fenómeno se le llama twinning porque produce una imagen gemela de la red cristalina. Una mejor descripción es que la red cristalina parece reflejarse en un espejo que, como ustedes se imaginarán es el twinning plane. El twinning es importante por sí mismo, ya que es un mecanismo de deformación plástica y si ocurre antes del punto de fluencia del material puede dar lugar a lo que se conoce como plasticidad temprana. Sinembargo, el fenómeno conocido como reversible twinning es todavía más importante porque eso quiere decir que el material puede ser deformado de una manera que parece ser plástica pero en realidad es reversible. Ya antes les había contado que una deformación plástica reversible es un oxímoron, ya que por definición una deformación plástica no es reversible. Normalmente se usan términos como deformación pseudo-plástica o anelástica.  Un excelente ejemplo de reversible twinning es proporcionado por las aleaciones con memoria de forma. Si alguien ha visto un armazón de lentes que puede ser aplastado para luego regresar a su forma ideal, ya sabrán de qué hablo. Y un twinning reversible está muy bien en aplicaciones como esas pero no en un material que se supone puede ser usado en los álabes de turbina. ¿Por qué?, se preguntarán ustedes. Y la respuesta es que el material debe ser suficientemente fuerte como para resistir las elevadas temperaturas de operación y un maclaje reversible involucra propiedades mecánicas cambiantes y, muy posiblemente, impredecibles en una pieza que es crítica.)

En palabras de mi querida amiga la lics: Ñe.

Hay dos maneras de salvar el capítulo cinco. Bueno, en realidad hay infinidad de opciones, incluyendo la solución trivial que dirían los matemáticos: AXn + BYn + CZn=0 y en vez de quebrárnosla buscando los coeficientes Xn, Yn y Zn, decimos que todos son iguales a cero y al carajo. En otras palabras, nos cargamos todo el capítulo cinco y todos felices.

Como siempre, divago. Decía yo que hay dos maneras principales de salvar el capítulo 5. La primera involucra cerrarlo con los resultados de octubre, que muestran algo que podría ser twinning. Una mejor descripción es que si entrecerramos los ojos y las vemos de noche y con mucho cariño, esas gráficas podrían ser interpretadas como twinning. Claro, esto no es lo que uno quiere ver en una tesis, así que hay que considerar la opción 2.

La opción dos es realizar más experimentos, con un protocolo más estricto, con detectores más sensibles y un truco relativamente astuto para mejorar la estadística de captura de datos. Y precisamente eso hice hace un par de semanas. Porque el problema es que conseguir tiempo en el ESRF es difícil y fue hasta entonces que conseguí unas pocas horas para probar mi material.

Regresé con unos 20 GB de datos de dicho experimento y me he pasado estos días generando gráfica tras gráfica de lo planos cristalinos, tratando de encontrar alguna tendencia que muestre evidencia de maclas. Y sí, ahí está, es mínima pero claramente ahí está. Más importante aún, hay evidencia de que a nivel microscópico se encuentra el origen de los fenómenos macroscópicos descritos en los otros capítulos. Ahora tengo que ver cuáles de las 112 gráficas que generé en esta semana ilustran mejor el fenómeno y escribir el dichoso capítulo. Va ser un verano muy muy divertido. Lo bueno es que está lloviendo.

Saludos para todos.

ddarT htraD

emluH

KU ,retsehcnaM

Me rehúso a vivir con miedo

Los medios de comunicación están vendiendo miedo a una población que no requiere esperanza ni fatalismo, sino verdad. La influenza porcina es grave, sí, pero no es la peste del apocalipsis. El gran miedo que han tenido médicos y epidemiólogos durante años es que enfermedades con alta tasa de mortalidad como el ébola lleguen a ser transmitidos tan rápida y fácilmente como la gripa. Lo cual es un escenario similar a decir que un virus de la gripa llegue a ser un padecimiento con una tasa de mortalidad suficientemente alta como para ser considerado de alto riesgo.

Se da ahora el caso de que la gripa porcina, posiblemente mortal para el ser humano, haya comenzado a ser contagiada entre humanos, con la misma facilidad que la gripa común. Esto por supuesto, es preocupante, pero a mí me preocupan más los titulares:

  • Hasta 200 muertos en México por gripa porcina (y en letras chiquitas, posibles, sólo se han confirmado cincuenta.)
  • De momento, no existe cura, ni vacuna para la influenza porcina. (El decir no existe cura le da un toque de fatalismo al asunto, pues falta aclarar que hay gente que la ha sobrevivido como se sobrevive una gripe fuerte).
  • La OMS sube el nivel de riesgo de pandemia a cuatro de seis posibles, un nivel nunca antes alcanzado.
  • Demasiado para detener la pandemia: OMS

Es una gripa muy peligrosa, pero no es mortal. Es más, ¿alguien ha oído cuál es la tasa de mortalidad de la influenza? Hasta el momento, parece ser que en el mundo es de cero, mientras que en México es menor al 10%. ¿Es esto tan grave? Por supuesto, para la gente que ha perdido familiares no hay consuelo, pero es una tasa de mortalidad relativamente baja. Sí, hay que evitar que se propague, pero no es ébola o dengue hemorrágico aerotransportado en gotitas de saliva lo que se está propagando. Es una gripa, muy cabrona y posiblemente mortal, pero es una gripa todavía.

Por otro lado, una amiga en Querétaro me estaba contando de los abusos de la gente que vende los cubrebocas. Eso es realmente vergonzoso, hay pocas cosas tan viles como lucrar con el miedo del vecino.

Juan y Héctor ya escribieron al respecto y estoy de acuerdo con ellos. En particular les recomiendo el post de Juan, quien le dedicó un buen rato a hacer una investigación más detallado y dejó suficientes ligas para explorar por un buen rato.

Mientras tanto, el que esto escribe está encerrado en su casa, ya que tiene una tos bastante molesta desde el fin de semana y el clima aquí se ha desmejorado pues la lluvia ha regresado.

Darth Tradd

Hulme

Manchester, UK

Curry and blogs

Hace ya un buen rato, cuando los blogs eran relativamente nuevos, las reuniones de blogueros eran todo un acontecimiento. Así se hacían reuniones conocidas como chelas & blogs, tacos & blogs e incluso ahogadas & blogs y gorditas de migajas & blogs.  En estos días los blogs siguen en el aire, pero las reuniones no son los grandes eventos que solían ser. A menos, claro está, que uno esté involucrado y se sienta feliz de poder decir: yo estuve en la reunión Curry & Blogs de Manchester.

La semana pasada, el jueves santo para ser precisos, dicha reunión ocurrió. Juan y Héctor, importantes hijos adoptivos de la República Mancuniana, regresaron a estas tierras tan olvidadas del sol. Fue la parte final de un viaje que se aventaron visitando cuates y cada uno tiene su propia historia de tal viaje: La versión del Juan acá y la del Héctor acá. Además de ellos dos, estuvo presente el buen Valdo, del recientemente inaugurado blog Diffused thoughts. Añádanle a esa mezcla al buen doctor Cota (suele comentar como Barra en este tugurio) que acaba de regresar a esta isla y a un par de amigos más y esa fue la concurrencia al Varsity de Oxford Road (y sí, Héctor, pinche gente que se confunde con mis explicaciones tan precisas).

Dirán ustedes, ¿de qué platicaron? La verdad, fue una reunión que comenzó un poco lenta. Conocí a Héctor y a Juan cuando estaban por irse de Manchester, así que aunque nos llevamos bien, se fueron mucho antes de que nos hiciéramos cuates de parranda. Lo cual es una pena porque, como da testimonio este post de hace algunos ayeres, echamos buenos debrayes juntos cuando la chela comenzaba a fluir.

Y esta vez no fue la excepción. Al llegar a la segunda ronda ya estábamos hablando de cuestiones muy elevadas, particularmente de albures finos y elegantes, en los que Héctor tiene sus complacencias. Después de las chelas nos dirigimos al finísimo restaurante (¡ja!) Pink Garlic de Rusholme, donde me recibieron muy bien. Lo malo de ser prieto del Anáhuac es que los paquistaníes e hindúes me ven como si fuera su paisano. De brother no me bajaban… De ahí se agarraron los cuates para echarme carrilla, de la cual no pude escaparme por un buen rato.

Algunos detalles divertidos de la cena:

  • Héctor diciendo con esa seriedad que lo caracteriza cuando va a contar un chiste: Hubiésemos traído los tuppers, al ver la cantidad salvaje de comida que estábamos comiendo.
  • Iván derramando un litro de mango lassi (una especie de licuado de yogurt) en mi lugar y luego echándome la culpa por su desmadre.
  • Juan y Héctor diciéndome: La gente que te lee, así abriendo signos de interrogación, con estilo todo cuidado y demás, no se ha de imaginar lo alburero que eres.
  • Héctor llamando Juan a Lalo Cota y luego diciéndome que así se lo había presentado.
  • Virics llegando al Varsity equivocado, distante unos dos kilómetros de donde quedamos. Después diría que mi correo no era suficientemente claro.
  • Estúpidamente, a nadie se le ocurrió sacar una cámara en toda la noche. Así que no queda testimonio de la reunión. Lo cual, por supuesto, nos da un buen pretexto para hacer otra, ya sea en Oxford o en Saarbrücken.

Me dio mucho gusto ver que Juan y Héctor están muy contentos en donde están y con lo que hacen. De hecho, me motivó a escribir un post que espero publicar para el aniversario de este tugurio. A ver si queda un poco mejor que este. Sigo echándole la culpa a la tesis.

Darth Tradd

Hulme

Manchester, UK

Creeping away

Estaba yo alegremente preparando las figuras para uno de los capítulos de la tesis, cuando me encontré con una gráfica que compara las propiedades de creep (fluencia lenta) de mi material con otros materiales, usando un parámetro llamado de Larson-Miller. El artículo original es de mil novecientos setenta y algo, en una obscura revisa de la ASME, a la cual no tiene acceso la Universidad. Por ello, me puse a buscar un artículo similar, que diera la definición de dicho parámetro (que yo desconocía). El asunto es que tengo comentar sobre dicha gráfica, pero no me quedaba claro el parámetro y no quería que mi comentario fuera vago. Aunque hay gente que realmente conoce sobre las entrañas de la búsqueda en la internés, no tengo mayores problemas encontrando lo que necesito, normalmente con la primer búsqueda. Sin embargo, no pude hallar un artículo útil. Después de mucho buscar, encontré uno que tenía un nombre que jamás hubiera buscado: Understanding the Larson-Miller creep parameter. Ñe.

Pero bueno, de lo que quiero hablar hoy, dado que me tardé tanto buscando el artículo ese, es del fenómeno conocido como creep en inglés y fluencia lenta en español. La fluencia lenta es poco conocida fuera de la ciencia e ingeniería de materiales. No es un fenómeno fácilmente observable a simple vista y aunque su concepto no es complejo, es difícil de explicar fuera del contexto de la deformación de materiales. Intentaré no echar mucho rollo y espero que no sea aburrido el cuento.

Se sabe que al aplicarle una fuerza externa a un objeto, éste se deforma. Pensemos en una varilla metálica delgada. Si la torcemos, se deformara pero regresara a su posición original mientras no apliquemos una fuerza excesiva. ¿Qué tan excesiva debe ser esa fuerza? Debe ser suficiente para superar el llamado límite elástico del material. Superado el límite elástico, la varilla quedara torcida. Aparentemente, mientras no superemos el límite elástico, como quien dice mientras la deformación sea puramente elástica, la varilla siempre regresará a su lugar. Eso no es estrictamente cierto. No existe una deformación puramente elástica. Aún si el límite elástico no es superado, a nivel atómico el material se va dañando cada vez que se deforma y este daño es acumulativo. En palabras simples, éste es el concepto de fatiga de materiales.

Volviendo al caso de la varilla, supongamos que le aplicamos una fuerza de modo que se deforme elásticamente. Pero no retiramos la fuerza, la varilla sigue doblado, pero aún dentro de su límite elástico. Dependiendo del material, la varilla puede quedar permanentemente deformada después de cierto tiempo. Algunos materiales son particularmente sensibles a este efecto, como el plomo y el titanio. Las antiguas tuberías pluviales inglesas hoy aparecen “colgadas” porque han cedido poco a poco a su propio peso al paso del tiempo. Esta es el concepto simple de fluencia lenta.

Ahora, la resistencia a la fluencia lenta es una propiedad única de cada material. Sin embargo, no es una propiedad inmutable. La resistencia a la fluencia lenta es mayormente función de tres variables: Tiempo, fuerza aplicada y temperatura. En general, la fluencia lenta del material será mayor a mayor tiempo, fuerza y temperatura. La dependencia a estas tres variables es directa y más o menos logarítmica.

Y a donde quería llegar hace unas 500 palabras es al hecho de que siempre me ha causado extrañeza el escuchar a expertos en teorías de la conspiración decir que es imposible que un fuego de unos 700 grados centígrados haya podido fundir las enormes varillas y montenes de las Torres Gemelas, dado que el acero en general no se funde antes de 1200 grados. Olvidan, o más probablemente, ignoran, estos señores que la fluencia lenta del acero se acelera con sólo unos grados más de temperatura. No es necesario fundir un montén para que éste empiece a ceder  y se desplome. Añádanle a eso el daño directo por el impacto y la enorme fuerza que tuvo que soportar el núcleo de las Torres y es entendible la forma en que cayeron. Es probable que necesiten buscarle por otro lado en sus teorías de la conspiración, pero es seguro que les haría bien hacer una búsqueda en Google por Understanding creep in materials.

Escribir esta tesis me está afectando. Mejor me voy a disfrutar del sol antes de que mi cerebro empiece a fluir lentamente por mis oídos. A’í disculparán ustedes el rollo.

Darth Tradd

Grosvenor Street

Manchester, UK

25 random things about myself

Juan me pasó el meme de la cuarta foto, pero no me he dado tiempo de hacerlo. Sin embargo, me latió la idea de hacer el de las 25 cosas aleatorias sobre mí y aquí están. No son tan aleatorias, pero fue lo que se me vino a la mente. A ver qué les parece la lista.

1. De niño tenía un miedo paralizante a los perros, aunque siempre dije que no le tenía miedo al perro sino a la mordida.

2. Debido a mis problemas de pie plano y pie vago, tuve que usar plantillas y cuñas en las suelas de los zapatos hasta que cumplí 14 años. Como nunca he sido una varita de nardo, las tradicionales plantillas de corcho dejaban de servir a la semana. Por ello, mi papá me hizo unas a partir de un perfil tubular metálico. Esas plantillas funcionaron bien, pero la mayor mejora fue una vez que salté desde un escenario y aterricé con todo el pie. Crujieron mis huesos, pero mis arcos se levantaron. Uno más que el otro, hasta la fecha tengo un pie un centímetro más largo.

3. Soy un feliz usuario de GNU/Linux desde el 2003. El único programa que extraño de Windows es Excel (pero ahora que Wine funciona mejor, ya poco entro a Windows)

4. Todas las mujeres a las que he besado me han dicho en algún momento que soy muy bueno besando.

5. Tengo una debilidad por salir con mentirosas compulsivas, paranoicas, obsesivas y maníaco-compulsivas. O al menos eso parece si me pongo a revisar mis relaciones.

6. En primer año de secundaria corrimos a una maestra de inglés que nos caía (y todavía me cae) gorda. Luego, cuando nos quisieron castigar, aplicamos la estrategia cobarde de Fuente Ovejuna: Cuando nos preguntaron quién había organizado todo, nadie aceptó la responsabilidad.

7. El primer recuerdo que tengo de mi padre fue cuando se me atoró una rueda de un juego de construcción (build-o-fun, vendido por Tupper en esos días) en un dedo. Yo lloraba del miedo y la frustración y él simplemente me llevó al baño, me lavó las manos con jabón y la rueda salió.

8. El primer recuerdo que tengo de mi madre fue cuando le pregunté algo sobre la vida humana. Ella me dijo que la vida era invaluable, que tenía que protegerse y que nadie tenía derecho sobre la vida de otra persona. Sus palabras me impresionaron mucho.

9. Existe una cinta de audio donde se me escucha preguntarle a mis papás: ¿Qué es el infierno? La respuesta se pierde en el relajo que traíamos esos días en la casa. En la misma cinta se me puede escuchar cantar el burrito llevando la cadga, porque me costó mucho trabajo aprender a pronunciar la erre. Mi papá me ponía a practicar con aquella canción que dice erre con erre cigarro.

10. Tener hijos no es una prioridad en mi vida, como tampoco lo es casarme. El mundo es un lugar inhóspito para traer niños indefensos.

11. No salí de México hasta que cumplí 26 años, en un viaje a Cuba. Desde entonces, el doctorado me ha permitido conocer lugares tan distintos como Kyoto, Roma y Grenoble.

12. El olor a tierra mojada siempre me recuerda mi primaria. Entraba tanta tierra a los salones que así olía cuando trapeaban.

13. Tengo la idea de que no voy a ver mi vejez. Sin embargo, espero llegar a viejo y poder seguir inventando historias. Si llego a viejo, lo que más voy a extrañar es jugar básquetbol.

14. Crecí con tres hermanas mayores y cuando era niño era algo así como su muñeco hablante. Siempre me tocaba morirme en las obras de teatro que hacíamos. Supongo que por eso crecí tanto, como un mecanismo de defensa. Bromas aparte, disfruté mucho de mi niñez y soy muy cercano a mis hermanas.

15. Nunca me he considerado un “natural” para las matemáticas. De hecho, no tengo tanta creatividad para resolver ese tipo de problemas. Creo que lo que más me he ayudado en mi desarrollo profesional es mi memoria. Es principalmente asociativa, así que tiendo a desvaríar con mucha facilidad.

16. Cuando era niño, cuando regresábamos a la casa desde Querétaro, observé el cielo estrellado y me pregunté que habría detrás. Más estrellas – me contesté. ¿Y después de esas estrellas? La nada – me volví a contestar. Un vacío invadió mi corazón y empecé a llorar. Fue mi primer encuentro con el concepto del infinito.

17. Tengo la muy mala costumbre de ponerme a pensar cosas extrañas en los momentos más inapropiados. En el básquet eso me ha causado recibir un par de balonazos y con las chicas un par de situaciones vergonzosas.

18. El primer mecanismo que entendí a plenitud, cuando tenía 14 años, fue un excusado. Ahí empezó mi deformación profesional.

19. Soy ingeniero industrial, aunque llevo 9 años trabajando como científico de materiales. Creo que sigo siendo un híbrido, aunque cada día me considero más un científico, la formación ingenieril es bastante fuerte.

20. En los calendarios de mis tiempos, mi cumpleaños caía en el día de San Téodulo. A mis hermanas les gustaba martirizarme llamándome Teodulito.

21. Soy fanático de los cómics, pero no del manga. Hay, sin embargo, mangas y animes que me gustan mucho, pero prefiero los estilos americanos y europeos de cómics.

22. Durante años me había resistido a comprar una consola de juego, pero hace dos años sucumbí a una PSP. Fue una buena inversión, la uso muy seguido y me ha salvado del aburrimiento en vuelos largos.

23. Detesto la expresión: No cabe duda que lo que no se planea sale mejor. He tenido buenas discusiones con gente que la usa.

24. Aprendí a leer a los 4 años, pero de cabeza. Mi hermana leía sus cuentos en voz alta en frente de mí y yo seguía las letras en el libro invertido. Hasta la fecha puedo leer con relativa facilidad de esa manera.

25. Era extremadamente tímido y cohibido hasta los 15 años. Todavía me considero tímido, pero la gente que me conoce dice lo contrario.

Darth Tradd

Hulme

Manchester, UK

En mi vigilia

Sé que no lo entenderás. No importa cómo te lo diga o si no lo digo en absoluto. No lo entenderás porque no quieres hacerlo y admito que casi con seguridad yo haría lo mismo. Pero no estoy en tu lugar. En esta historia soy el desgraciado, el malo del cuento, lo sé bien. Puedo vivir con eso. Ya he tenido este papel antes y sobreviví. Con algunas cicatrices, cierto, pero sobreviví.

Tu mensaje me hizo despertar a las cuatro de la mañana. No porque llegara a esa hora, sino porque en él decías que llegarías a las 8. Me convencí a mí mismo de que ese resplandor que veía era el alba inminente, así que me levanté dos horas antes de que saliera el sol. Desde entonces, he paseado inquieto por la sala. Miro entre las persianas temiendo verte en la acera, arrastrando tus maletas.

Sé bien lo que quiero hacer y decir al verte. No estoy tan seguro de que realmente lo haré. Te diré todo lo que no dije en diciembre. Lo único que conseguiré será que me odies aún más, pero no voy a dar marcha atrás. Es muy tarde para eso. Sé bien que después de eso no te quedarás aquí, en el departamento, pero seguirás en la ciudad. No sé qué pasará después.

Pensar todo esto me está alterando. Veo tu silueta en cada persona que camina presurosa a su trabajo. Van al menos tres veces que te veo bajar del autobús. Sólo me tranquiliza la respiración lenta y relajada que escucho salir desde mi cuarto. Sé que sus pechos y sus rizos se mueven con ese mismo ritmo.

Mientras la veo dormir, me percato que no he dejado de decir lo sé. Maldita sea, no sé nada.

Darth Tradd

Hulme

Manchester, UK

Writing up is a lonely business

(¡Feliz cumpleaños, Mariana!)

Me he puesto serio con el asunto de terminar de escribir mi tesis. Después del desengaño de noviembre del año pasado, me estoy esforzando en sacar una historia coherente a partir de los resultados que tengo. Mi asesor, MP, me sugirió desde un principio preparar todas las figuras, gráficas e imágenes antes de comenzar a escribir un capítulo. Esta semana que terminó, preparé en total 187 figuras para los capítulos de resultados. Claro, habrá que hacer una selección, pero todas están ahí. Y faltan unas 40, aproximadamente.

Preparar figuras no es tan malo, pero hay que considerar que los símbolos usados en una gráfica deben ser consistentes a lo largo de un capítulo. Así que si decido, por poner un ejemplo, usar un cuadrado relleno para mostrar el comportamiento de los planos cristalinos de la familia (111), tengo que usar el mismo símbolo en todas las gráficas. Además, las gráficas deben ser consistentes en cuanto a escala. No hay que olvidar tampoco que MP es un ferviente seguidor de las figuras en blanco y negro. No se opone al uso del color, pero considera que una gráfica debe ser suficientemente clara para entenderle sin colores. 

Lo cierto es que escribir una tesis es verdaderamente una tarea solitaria. El esfuerzo por hacer las gráficas de tal manera, sólo le compete a uno mismo. El asesor podrá quejarse, sugerir o engatusar, inclusive, pero la labor le corresponde sólo al candidato. Además, las frustraciones, olvidos, errores y detalles similares no pueden compartirse tan fácilmente. Uno puede decirle a su vecina de escritorio, abriendo los ojos sin mesura: ¡No encuentro los datos originales de esta gráfica! ¡No tengo la menor idea de dónde puedan estar! La chica en cuestión sonreíra, incluso mostrará alguna simpatía hacia nosotros (finalmente no es sólo una compañera, es también una amiga), pero no puede comprender la repentina sensación de que el corazón se encoge del susto. De igual manera, cuando encuentra los jodidos datos en una computadora de respaldo, ella no alcanza a comprender el alivio que uno siente.

La tesis también interfiere con la socialización y el buen desmadre. Ayer andaba en el antro latino de estos lares (Copacabana) , medio bailando con dos chavas que conocí en la celebración de cumpleaños por la cual estaba en el antro en cuestión en primer lugar. Mi pensamiento comenzó a desviarse de muy mala manera (y no de la forma en que hubiera sido ideal): ¿Y por qué no, en vez de poner los resultados de channeling antes de la DIC, los ponemos después? Explicamos que el channeling effect nos permitió confirmar la presencia de maclas por deformación sugerida por la alta anisotropía del material. ¡Ã‰sa es una buena frase! Hay que anotarla. ¿Dónde conseguiré una pluma en este sitio? Imaginen, claro está, a las chicas viéndome con cara de: éste ya se privó. Y es que tengo la muy mala costumbre de fijar los ojos en un sitio, sin realmente verlo, cuando me pongo a divagar de esa forma. 

A pesar de todo, la tesis va avanzando. Y no voy a volver a abandonar este blog como lo hice el año pasado. Habrá lagunas, estoy seguro, pero no serán tan largas. Le debo más atención a este sitio y a mis pocos, pero fieles, lectores.

 

Darth Tradd

Hulme

Manchester, UK